Páginas

martes, 4 de marzo de 2014

Marrakech día 4: Visita a Essaouira

Confusión en la farmacia

Tal y como habíamos quedado con los del riad, debíamos estar desayunando a las 07:30 porque nos vendría a recoger a las 08:00 el conductor del taxi para ir a Essaouira. Nos levantamos a las 07:00 para que nos de tiempo, pero, como siempre, tardan bastante en preparar el desayuno y está listo un poco más tarde de la hora acordada. Esta vez se han olvidado de yogures y huevos, pero como mi madre no desayuna nos repartimos los msemmen y el pan y quedamos satisfechos.

Mi madre está mal del estómago, y tiene sus dudas sobre si venir o no, aunque al final la convencemos de que no pasa nada, que tenemos un conductor a nuestra disposición y podemos parar cuando queramos si pasa algo. Al comentarlo con los del riad nos dicen que hay una farmacia cerca, y allá va mi madre acompañada con el conductor, que llegó mientras desayunábamos. Lamentablemente estaba cerrada todavía, así que tendríamos que parar por el camino.

El taxi, un grand taxi (que se usan para trayectos fuera de Marrakech, por oposición a los petit taxis que se usan para moverse dentro de la ciudad), es un viejo Mercedes de los años 80 por lo menos, al que se le notan todos los muelles del asiento, con trozos oxidados y el parabrisas estallado en varios sitios. Visto el panorama me arrepiento bastante de no haber cogido el autobús, que aún por encima tardaba menos...

El taxista se presenta, se llama Ibrahim, no habla ni papa de español y muy poco de inglés, así que de nuevo nos tenemos que comunicar mayoritariamente en francés. Por fortuna estoy cada vez más acostumbrada, así que ya me siento bastante cómoda.

Salimos a la zona nueva, dirección Essaouira, mientras Ibrahim nos iba señalando algunos de los edificios (el teatro, la estación de tren...). Pronto abandonamos la ciudad y el paisaje llano, con apenas casas, se vuelve la norma. Sobre las 09:00 paramos en una farmacia cerca de una gasolinera, donde me bajo para acompañar a mi madre. Cuando preguntamos el precio nos lo escribe en la calculadora: 988 Dh. No tenemos suelto y tengo que ir a sacar a un cajero para lo que le pido a Mr. Knook que me acompañe mientras mi madre se queda en la farmacia. El primer cajero que encontramos no funciona y de camino al siguiente, que está bastante lejos, le comento el precio y me dice que es imposible que cueste eso, que son 98€!!!. Tiene razón!!! Así que extrañados, volvemos a la farmacia y con el conductor mediante ahora sí entendemos que son 98,80 Dirhams, es decir, menos de 10€. Para eso sí tenemos efectivo, así que pagamos y ponemos rumbo de nuevo a Essaouira. Al volver al taxi Ibrahim nos dice que el cinturón no es obligatorio (ya que nosotros nos lo poníamos religiosamente), así que visto lo incómodo que resulta mi asiento decido no ponérmelo lo que resta de camino.

Un largo camino a Essaouira

El paisaje se vuelve monótono. La carretera es una recta infinita con poco que ver salvo desierto a ambos lados y alguna urbanización hortera en el medio de ninguna parte:
230 - Camino a Essaouira

lunes, 3 de marzo de 2014

Marrakech día 3: La zona nueva

Después del tute que nos habíamos pegado el día anterior, hoy decidimos tomarnos el día más en plan relax. Nos levantamos un poco más tarde y desayunamos en el patio, ya que el día estaba nublado y la opción de desayunar en la terraza no era la más adecuada. Esta vez se olvidan de ponernos el huevo cocido, y nos preguntan si queremos el té azucarado o no. Mr. Knook ve cielo abierto y se pide uno sin azúcar, porque aunque el original es con azúcar, puede ser muy dulce si no estás acostumbrado.

Guéliz e Hivernage

A las 10 salimos del riad y nos dirigimos hacia la Mezquita de la Koutubia, apartándonos de la Medina. Hoy día exploraríamos el Marrakech más moderno: las zonas de Guéliz e Hivernage.

El cielo está bastante nublado y la temperatura es bastante fresca. Echamos de menos el sol del día anterior. En el recorrido hacia la Koutubia a mi madre le llama la atención una palmera, hasta que nos damos cuenta de que es una antena de telefonía camuflada!
172 - Jardines de la Koutubia

domingo, 2 de marzo de 2014

Marrakech día 2: Tumbas saadíes, Palacio Badii, Palacio Bahia, Museo Dar si Said, Madraza Ben Yusuf, Musee du Marrakech, La Mamounia

Empezando el día con un desayuno marroquí

Nos levantamos a las 07:20 para estar listos a las 08:00, que es cuando empieza el desayuno. Lo pedimos en la terraza, adoro desayunar al sol y son muy pocas las veces que puedo hacerlo. A las 8:30 todavía no lo habían traído, así que nos quedó claro que a las 8 es cuando empiezan a hacer el desayuno, y más o menos les lleva media hora.

Por  fin nos lo traen a la mesa y nos deleitamos con el tradicional desayuno marroquí, compuesto de té o café, zumo de naranja recién hecho, yogur, un huevo cocido, pan, mantequilla, mermelada y msemmen, una especia de crepes que al principio no me dicen mucho pero de las que acabo siendo adicta (¡están buenísimas!)055 - Riad Lakhdar

sábado, 1 de marzo de 2014

Marrakech día 1: Conociendo la Medina

Llegada a Marruecos

Nos levantamos a las 06:30 para que nos diese tiempo a desayunar y coger el transfer de las 07:45. El desayuno del hotel está bien y abre a partir de las 06:00, así que nos dio tiempo a desayunar tranquilamente y evitamos los sobreprecios del aeropuerto.

Al contrario que el día anterior esta vez el transfer apenas tarda 15 minutos en acercarnos a la terminal de salidas, así que a las 08:00 ya estamos allí, a pesar de que el vuelo no sale hasta las 10:30. Nos sobra mucho tiempo, pero la verdad es que no nos quisimos arriesgar a coger el transfer de las 8:30 sabiendo lo que habían tardado en recogernos y trasladarnos al hotel el día anterior.

Una vez pasado el control de seguridad (que por cierto, por despiste pasé con un estuche de manicura con tijeras inlcuidas en todos y cada uno de los vuelos y nadie me dijo nada) hacemos tiempo en las tiendas duty free.

El vuelo aparece como retrasado y nos enteramos de que tenemos prioridad de embarque por la asignación de asientos (a pesar de que no íbamos en ninguna salida de emergencia...)

Por fin aterrizamos en Marrakech a las 13:00 horas locales (cuando deberíamos haberlo hecho a las 12:00). Nada más salir del avión y entrar en la terminal nos encontramos con el control de pasaportes. Para pasarlo hay que rellenar un formulario que se llama "tarjeta de desembarque/embarque" cubriendo los datos personales, vuelo de procedencia, etc. Tardamos más de una hora en pasar el control y hasta nos obligaron a cambiar de fila porque el funcionario de turno iba muy lento, pero por fin teníamos nuestro sellito en el pasaporte que nos permitía abandonar el aeropuerto.

viernes, 28 de febrero de 2014

Marrakech día 0: Vuelo a Madrid

Viernes 28 de Febrero, iba a ser un día bastante estresante. El vuelo no salía hasta la noche, así que tuvimos toda la tarde para organizarnos. Con tanto tiempo, como es normal, se me olvidaron varias cosas.

Para empezar se me ocurrió comprar los vuelos para el próximo viaje a Sevilla, porque estaban bien de precio, y cuando al fin los tengo comprados me doy cuenta de que he puesto mal uno de los apellidos del pasajero. Y es Ryanair. Horror!!! Cambiar de titular cuesta 120€ (más caro que el propio billete), pero tras bucear por la web me entero de que ahora dan 24 horas de gracia para cambiar algún fallo como este. Desgraciadamente son las 8 de la tarde, y el horario del teléfono de atención para estos casos es de 9:00 a 19:00 de lunes a viernes y de 10:00 a 17:00 los sábados. Me las iba a tener que arreglar al día siguiente en el aeropuerto mientras esperaba la salida del vuelo a Marrakech...

En fin, con un poco de angustia vital nos recogió mi padre para llevarnos al aeropuerto junto con mi madre, que también se había apuntado al viaje. El vuelo salía a las 22:15, pero a las 22:00 ni siquiera había aterrizado el avión, obviamente estaba retrasado.

Era la primera vez que volábamos en Ryanair con las nuevas medidas implantadas. Pensábamos que con los asientos numerados dejaría de haber esas colas infinitas pero no, resulta que ahora la gente hace cola para entrar antes y tener sitio donde dejar la maleta de mano, ya que si eres de los últimos y el vuelo está lleno es muy probable que te la requisen para bodega (eso sí, sin cargo adicional y dándote prioridad de embarque, algo que descubriríamos en el vuelo de vuelta porque nos tocó a nosotros).

domingo, 5 de enero de 2014

Berlín: Resumen final

Éste es un post que intenta resumir las experiencias del viaje, esas cosas que luego se olvidan con el tiempo y que realmente constituyen casi la esencia del viaje. Éstas han sido las nuestras:

 NOS HA ENCANTADO

254 - Hotel184 - Potsdamer Platz Arkaden071 - Gendarmenmarkt279 - Fernsehturm049 - Muro050 - Checkpoint Charlie063 - Leipztiger Platz
  • El hotel, Scandic Berlin Potsdamer Platz: De los mejores en los que hayamos estado. Super bien ubicado y relación calidad-precio excelente.
  • El ambiente navideño de Berlín.
  • El mercadillo navideño de Gendarmenmarkt: El mejor de todos los que vimos con diferencia.
  • El restaurante giratorio: A Mr. Knook no le hacía mucha gracia y fue porque a mí me apetecía, pero salió encantado. Fue una de las noches más románticas que podamos haber disfrutado juntos: un sitio ideal, música en directo y la ciudad a nuestros pies. 
  • La señalización: Con letreros como los londinenses, que indican la dirección sin posibilidad de pérdida.
  • La bundesadler: El águila federal alemana se apreciaba en todas partes: edificios públicos, logos de cartas...
  • Cómo se respira historia en cada rincón de la ciudad
  • La historia del muro de Berlín, hechos, anécdotas...
  • El restaurante del museo de la DDR: Ofrece comidas típicas de la Alemania soviética.

sábado, 4 de enero de 2014

Berlín día 6: Campo de concentración de Sachsenhausen, Hamburguer Bahnhof, torre TV

Campo de concentración de Sachsenhausen

Ya que el campo de concentración abría las 8:30, así que decidimos ir lo más pronto posible para aprovechar mejor el día, ya que teníamos muy pocas horas de luz (amanecía a las 9 y anochecía a las 4) y era nuestro último día en la ciudad.

Nos despertamos a las 06:00, nos duchamos, vestimos y cogimos algo de desayuno para ir tomando en el tren, ya que tardaríamos más de media hora en llegar. Compramos unos lattes en el Café Balzac y unos bollos en una panadería al lado del café.

Cuando llegamos al metro las máquinas no aceptaban billetes de 50€ (que era lo que nos quedaba suelto) ni tarjeta de crédito, sólo aceptan tarjetas Maestro. Dimos media vuelta y pedimos cambio en los dos sitios donde acabábamos de comprar, pero nos lo denegaron en los dos sitios (aún cuando hacía un minuto que habíamos ido y que a esas horas no había todavía nadie más en la calle que nosotros...). No nos quedó más remedio que comprar un gofre, que era de lo más barato que había (1,5€), para que nos dieran cambio.

Gracias a esto nos perdimos el tren anterior y el siguiente tardó 20 minutos en venir, con lo cual habíamos acumulado un retraso de una hora en nuestros siempre tan imprecisos planes.

Más o menos una hora después llegamos por fin a Oranienburg, un sitio desolado a esas horas de la mañana. Hasta el campo de concentración había todavía unos 2-3 kilómetros, que se puedían hacer a pie o en bus. Al salir de la estación nos encontramos con la parada del bus, pero éste sólo pasaba cada 40 minutos. Teniendo en cuenta que eran las 8:50 y que el siguiente no pasaba hasta las 9:18 decidimos ir andando, ya que en lo que tardaríamos en esperar el bus ya habríamos llegado.

El camino desde la estación estaba bastante bien indicado, aunque a esas horas de la mañana apenas había nadie por la calle, ni locales ni turistas.

A las 9:15 llegamos por fin al campo y nos acercamos hasta la caseta de visitantes, donde un tío pasivo-agresivo nos regañó por no saber que es un sitio de conmemoración y por tanto gratuito, cuando fuimos a pagar por las entradas (de hecho yo lo había leído en la guía, pero se me había olvidado!). 229 - Memorial Sachenhasen

Related Posts with Thumbnails