Páginas

lunes, 6 de octubre de 2014

Rusia día 3: Moscú (Novodevichy, Cementerio de los Monumentos Caídos, Nikolskaya, Arbat)

La antigua sede de la KGB

La primera parada del día fue en la Plaza Lubyanka, para visitar (por fuera, claro) el edificio de la antigua sede de la KGB. Este edificio perteneció primero a una aseguradora, hasta que la Cheka, precursora del KGB, se instaló aquí en 1918. La policía secreta cambió de nombre varias veces (a partir de 1954 operaba bajó las siglas de KGB) pero su sede permaneció siempre en este edificio y a día de hoy sigue siendo la sede de la FSB, el Servicio Federal de Seguridad. Al edificio se le anexionó una prisión en los años 30, en la cual se torturó y mató a miles de personas arrestadas en las purgas estanlinistas. 146 - Plaza Lubyanka

domingo, 5 de octubre de 2014

Rusia día 2: Moscú (Mausoleo de Lenin, Catedral de San Basilio, Galería Tretyakov, estaciones de Novokuzneskaya, Belorusskaya y Mayakovskaya)

Mausoleo de Lenin

Hoy ya no desayunamos sólos, el hotel estaba lleno y había más huéspedes, que nos saludaban con el consabido Dobre utra (доброе утро) o "Buenos días" en ruso.

Esta vez habíamos madrugado un poquito menos, ya que la primera visita, el Mausoleo de Lenin (Мавзоле́й Ле́нина), no se podía visitar hasta las 10:00. Llegamos allí bastante puntuales y tuvimos que dar un rodeo a la Plaza Roja porque cuando abren el Mausoleo vallan algunos accesos. La pirámide roja y negra con el cuerpo embalsamado del político comunista está pegada a los muros del Kremlin y custodiada por varios policías.
070 - Mausoleo de Lenin
Mausoleo de Lenin, sí, así se escribe Lenin en cirílico.

sábado, 4 de octubre de 2014

Rusia día 1: Moscú (Plaza Roja, Kremlim, Catedral de Cristo Salvador, Galería de Arte Europeo y Americano, Museo Pushkin)

Probando los blinis para desayunar

Primer día en Moscú. Nos levantamos super temprano. Estábamos deseando salir a explorar la ciudad, así que a las 06:30 sonó la alarma para poder estar desayunando a primera hora. A las 07:00 de la mañana todavía no había nadie en la pequeña sala de desayunos del hotel, situada en el medio del pasillo. Agradecí que no nos hubieran dado una habitación por esa zona, porque tenían la tele puesta a todo trapo con un programa que no paraba de poner canciones típicas rusas.

El desayuno era un poco pobre: huevos, salchichas, embutido, queso, pan, mantequilla y mermelada y blinis (блин). De beber té o café. Los blinis era lo mejor de todo el desayuno, son un cruce entre una tortita y una crepe o filloa y, como éstas, se pueden tomar dulces o saladas.013 - En el hotel

viernes, 3 de octubre de 2014

Rusia día 0: Llegada a Moscú

De SCQ a DME

Por fin llegaba el día de embarcar rumbo a Rusia. La parte menos divertida fue levantarse a las 4 de la mañana para coger el primer vuelo destino Madrid con Iberia. El día anterior había reservado un taxi para no tener que molestar a nadie tan temprano. El taxista fue muy majo, y hasta nos dio un bombón a cada uno. Yo, tonta de mi, pensé que no tendría hambre a esas horas (me suele pasar) y como sabía que nos iban a dar de comer temprano en el avión, ni desayunamos ni llevábamos nada preparado. Por supuesto fue llegar al aeropuerto y entrarme ganas de desayunar, así que nada, a pagar 6,50€ por un café, un croissant y un zumo. 001 - En el aeropuerto
Lo peor era tener que cargar con el abrigo de plumas, las botas y la ropa de invierno cuando en Santiago las máximas eran de 25 grados. Esperando el avión nos encontramos con dos compañeros de baile que se iban a Tenerife, vestidos de pantalón corto y chanclas, ¡menudo contraste que hacíamos! xD

lunes, 1 de septiembre de 2014

Rusia: billetes de tren y preparativos generales

Una oferta muy tentadora

Este año ha sido un año extraordinariamente prolífico en cuanto a viajes. Nunca había viajado a tantos países en un año! Y el proceso también fue extraordinariamente inusual. Los vuelos a Estambul los cogimos el día antes de marcharnos a Marrakech (esa noche no pegué ojo de la emoción), y los de Rusia unos días antes de irnos a Estambul. Mirando combinaciones de viajes en Iberia me topé con una oferta irresistible de poco más de 100€ i/v desde Santiago con escala en Madrid. Dudé mucho si cogerla o no, porque era en Octubre, con las clases de Mr. Knook y mis clases de la Escuela de Idiomas empezadas y en plena semana de IVA. Pero Mr. Knook dijo que adelante, que para qué le daba tantas vueltas y no me hice de rogar mucho más, ¡porque lo estaba deseando! Rusia era un destino con el que llevábamos mucho tiempo en mente, así que esa noche apenas pegué ojo (otra vez). Después me puse a informarme del visado y los requisitos y me arrepentí de haber sido tan rápida, ¡parecía que los rusos no tenían ningunas ganas de que les hiciéramos una visita!

¿Cuántos días ir a cada ciudad?

Con el visado en nuestra manos (os cuento cómo conseguirlo aquí), sólo teníamos que decidir cuántos días pasar en cada ciudad. Teníamos 8 días completos y teníamos claro que queríamos visitar Moscú y San Petersburgo sí o sí. Después de informarnos un poco dividimos los días a partes iguales, de forma que nos quedaríamos 4 días en Moscú y 4 en San Petersburgo, y creo que fue una opción muy acertada. Para Moscú hace falta por lo menos dos días completos, pero nosotros queríamos además reservar un día para visitar el Monasterio de Sergiev Possad y una mañana para el Convento de Novodevichi. Lo principal de San Petersburgo también se puede ver en dos días completos, pero queríamos acercarnos hasta el Palacio de Peterhoff y al de Catalina, así que añadimos un día más para cada palacio.

El tren de Moscú a San Petersburgo

Para moverse entre ambas ciudades se puede coger un avión, que tarda una hora y media de vuelo más el tiempo de llegar y salir del aeropuerto. Es la forma más rápida, pero también la más estresante. Nosotros teníamos claro que era mejor hacer el trayecto en tren.

Hay varios trenes al día, el Сапсан o Sapsan (el halcón), el tren más rápido, tarda 4 horas más o menos en hacer el trayecto, pero como se viaja de día nos quitaba tiempo de visitas, así que nos decidimos por un tren nocturno.

Hay varios trenes nocturnos también, unos más normales, y otros más "temáticos": el Smena A. Betancourt (del ruso "Sucesores de A. Betancourt" llamado así por el rector español de la Universidad de Ferrocarriles de Rusia Agustín Betancourt), el Afanasy Nikitin, el Tolstoi, el Megapolis, el Dos Capitales... El más conocido es el  Кра́сная стрела́ (Krasnaya Strela) o Flecha RojaEste icónico tren data de 1931 y fue el primero donde aparecieron los compartimentos de primera clase. Es uno de los trenes más antiguos que todavía están en circulación, y era el que usaban los dirigente soviéticos y aquellos allegados de Stalin. Podéis ver fotos del interior del tren en ésta página. Debido a la gran demanda, tiempo después se puso en circulación el llamado Flecha Roja 2, que actualmente se conoce como Express y otro más lujoso todavía llamado Grand Express. La gran ventaja de los trenes nocturnos es que nos ahorrábamos un noche de hotel y además el viaje lo hacíamos por la noche, con lo que no perdíamos tiempo.
638 - En el tren Krasnaya Strela (Flecha Roja)
Posando con el Flecha Roja, tras haber pasado la noche en él

jueves, 24 de julio de 2014

Rusia: el visado

Lo primordial a la hora de viajar a Rusia es el visado, ya que sin él no se puede entrar en el país. Pero no es un visado de los facilitos, no, es uno para los que te piden papelitos varios y son extremadamente pejigueros con que todo este correcto. Tanto, que se te quitarán las ganas de visitar al país. Pero no hay que darse por vencido, que al final todo compensa y yo voy a intentar dejar las cosas claritas para que, llegado el caso, no os entren mil temores como me pasó a mí y todo el proceso de obtener la codiciada pegatina sea rápido e indoloro.

¡Cuantísimo trabajito dio el maltido visado!

sábado, 31 de mayo de 2014

Sevilla día 3: Excursión a Córdoba

Estrenando AVE

Durante todo el sábado La Macarena iba a estar procesionando por toda Sevilla, y para desgracia de mi suegra, que quería verlo, teníamos billetes para Córdoba justamente ese día. Mi suegro estaba encantado porque iba a tener ocasión de montar en AVE, y además desde la emblemática estación de Sevilla-Santa Justa, hasta la que fuimos andando.

Habíamos reservado el AVE más temprano que pudimos para tener tiempo suficiente para visitar una vez allí, así que cogimos el tren de las 08:50 y menos de hora y media después estábamos ya en Córdoba. Además, tal y como me había advertido Sandra ¡Córdoba estaba en feria!, así que íbamos a tener la oportunidad de asistir a una por primera vez :)

Desayuno en el Mercado de la Victoria

Como mis suegros no quisieron desayunar en el AVE, lo primero que hicimos al llegar fue buscar un sitio donde desayunar. Bajando desde la estación al centro nos encontramos con el Mercado de la Victoria, un espacio gastronómico en los Jardines de la Victoria. Allí fue donde desayunamos (Panea: mi crítica de Tripadvisor aquí). Allí también está la La Salmoreteca, que me quedé con ganas de probar y que estaba cerrada a esas horas.
Panes caseros con tomate y jamón. Ñam, ñam!

Related Posts with Thumbnails